Publicidad

Dolar Barato

Se habla de un mal del que sufre la economía llamado síndrome del “dólar barato”, con su secuela de importaciones crecientes, y que sólo se esquiva el colapso por el beneficio de los altos precios internacionales de los granos.

Respecto al Banco Central de la República Argentina (BCRA), la semana pasada se refirió al tema en su Informe de Inflación, y aseguro tener controlado el mismo.

Lo primero que se señala allí es que el ingreso de capitales, como inversiones extranjeras directas, suele generar fuertes presiones apreciatorias en las monedas. Ahora bien, el escenario argentino, para el BCRA, evidencia que el tipo de cambio real es relativamente alto y mantiene la competitividad comercial, por varias razones, la primera refiere a que el TCR deflactado por la evolución comparada de salarios locales y los vigentes en los principales socios comerciales (Brasil, la zona euro y Estados Unidos), resulta superior al promedio de los últimos 15 años. Su nivel excede en 45,6% al promedio de la convertibilidad y se ubica 92% por encima de diciembre de 2001.

Ademas persisten los saldos positivos de la balanza comercial y de la cuenta corriente, en un contexto donde esos superávits cayeron o desaparecieron en la mayoría de los países de la región.

Respecto a  la competitividad exportadora no está sustentada sólo en precios altos de las commodities, como en otros períodos.

La fuerte recuperación en la productividad (baja de los costos unitarios) es otro elemento que contribuye a la mejora de la competitividad. En especial, la productividad laboral creció a un ritmo de 5,2% promedio anual entre 2003 y 2010.

Argentina mejoró fuertemente su posición de inversión internacional por la generación de persistentes superávits externos en los últimos años; por la política de desendeudamiento público con el sector privado; y por el hecho de que desde 2004 el país pasó de ser deudor externo neto a ser acreedor neto respecto al resto del mundo.

No votes yet.
Please wait...
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *