Publicidad

Peligros de un Dolar Paralelo Alto

Expertos sostienen que desde el Banco Central probablemente subestimen la magnitud de la demanda de dólares del pequeño ahorrista, que crecerá aún más y la entidad deberá seguir interviniendo fuerte para tener el mercado bajo control.

Las fuentes coinciden en que la inflación y las tasas negativas que pagan los bancos por los depósitos empujan a pasar de pesos a dólares.

El principal riesgo de que se dispare el dolar paralelo es que comience a funcionar, en la práctica, como el valor de referencia en todos los contratos.

En los últimos tiempos los argentinos, al seguir la trayectoria del dólar, incorporaron el concepto de dólar “blue”.

El primer sector afectado es el mercado del inmueble, donde ya ha cambiado todo. El Gobierno dice que con esto logrará que por primera vez en la Argentina se opere en este mercado en pesos, se publique, se venda y se compre en pesos en lugar de en dólares. No va ser así, desde 1975 que nunca hubo más transacciones que no sean en dólares; se pueden publicar los clasificados en pesos pero para cubrir la operación que se hará en alguna moneda extranjera.

Las mediciones de la canasta básica de alimentos entre abril y mayo será clave. Por ahora no se sienten subas a nivel masivo pero sí es cierto que algunos productos achican envases para subir los precios.

Los sueldos son los que más sufrirían. Y la suba del dólar se colará en la discusión salarial. Los aumentos comenzarían a negociarse en base a la cotización del dólar e negro y se complicaría aún más las paritarias 2012 que ya vienen demoradas por el peso que tienen los impuestos en los salarios de los trabajadores y la pelea dentro de la CGT.

Otro factor que pesa son los mayores controles de la Afip sobre los contribuyentes. En las últimas semanas miles de argentinos recibieron advertencias del organismo sobre que no había relación entre los ingresos declarados y compra de divisas efectuadas durante el primer semestre de 2010.

Las restricciones cada vez más fuertes hacen pensar en una suba del tipo de cambio, y eso conlleva un riesgo alto de ir hacia un doble mercado cambiario. Lo conveniente sería una convertibilidad que significa libertad para transar en la moneda que se prefiera. Una moneda nacional confiable es la que evita la incertidumbre. Hoy una devaluación correría una carrera con la inflación y la competitividad no mejoraría.

No votes yet.
Please wait...
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *